El ritual Saho: el secreto de la piel perfecta de las japonesas



FF_ 728X90

Las mujeres asiáticas en general y las japonesas en particular destacan por tener un cutis de terciopelo. Son varios los secretos de su belleza (para empezar, evitar la exposición al sol) pero uno de los que más me gusta y que quiero compartir con vosotras es el ritual Saho que pude conocer hace poco en profundidad gracias al taller al que asistí con la marca Sensai durante el último Cosmetiktrip que tuvo lugar en Barcelona (y que os expliqué en este enlace).

El ritual Saho que el equipo experto de la marca Sensai nos explicó se basa en una doble limpieza, una doble hidratación y una doble aplicación de todos los productos de cuidado facial para asegurar una rutina que deje la piel impecable. El protocolo del ritual Saho sigue los preceptos estrictos de la tradición de belleza japonesa para una piel sana y perfecta y si os apetece conocerlos, ¡os invito a seguir leyendo este artículo!

 

El ritual Saho de Sensai se inspira en la ceremonia del té japonés, la que para preparar una taza de té perfecta hay que seguir una serie de cuidadosos pasos. Por eso es importante seguir los pasos de manera estricta tanto en su orden como en su modo de aplicación:

Doble Limpieza

Es el primer paso de la limpieza y de cualquier rutina de belleza, ya sea para desmaquillarnos o simplemente para limpiar la piel al final del día. Consiste en retirar todos los residuos de la superficie del rostro y estos pueden ser por un lado el maquillaje y el sebo y por otro lado las impurezas acuosas y células epiteliales muertas que también hay que retirar correctamente. El ritual nos indica que debemos elegir el producto adecuado para nuestro tipo de piel de entre la variedad de texturas de Sensai.

  1. Previamente eliminaremos los restos del maquillaje de la zona de los ojos y los labios con un desmaquillante especial
  2. Con el producto limpiador  para el rostro empezaremos el primer paso de la doble limpieza. Con este producto eliminaremos las impurezas grasas como el maquillaje y el sebo que se acumula en la piel mediante un suave masaje. Retiraremos el producto del rostro con agua abundando y un suave masaje.
  3. Ahora pasaremos a utilizar el segundo producto de limpieza: un jabón facial adecuado para nuestro tipo de piel y que nos ayudará a eliminar la suciedad acumulada como las impurezas acuosas y los restos de células muertas de nuestra propia piel. También debemos aclarar bien este producto para dejar la piel bien limpia.

 

Productos Sensai durante el taller del Cosmetiktrip

Doble Hidratación

Tras la piel limpia pasaremos a hidratar el cutis convenientemente, ya sea por la mañana o por la noche. Como bien indica el ritual Saho, lo haremos también en dos pasos:

  1. El primer paso es aplicar sobre el rostro limpio una solución acuosa para hidratar la piel y prepararla convenientemente para los tratamientos posteriores. Sensai ofrece varias Lociones para este paso, que hay que elegir según el tipo de piel que tengamos y aplicar realizando un suave masaje alrededor de los pómulos, en la frente y bajando hasta la boca para después masajear desde la nariz hasta la frente y bajando hasta el cuello.
  2. El segundo paso de la hidratación se trata de aplicar una emulsión o una crema (según las necesidades de nuestra piel) para aportar la nutrición adecuada y revelar un rostro luminoso y revitalizado. El masaje debe ser el mismo que hemos hecho anteriormente y finalizaremos siempre haciendo suaves presiones sobre el rostro con las palmas de las manos para igualar la temperatura del rostro.

 

 

Taller de Sensai durante el Cosmetiktrip

 

¿Sabías que…?

Los productos Sensai contienen una fibra excepcional llamada seda Koishimaru, que estimula la producción de ácido hialurónico y deja la piel nutrida, hidratada y bella. Los fundadores de esta marca japonesa descubrieron las propiedades de esta seda viendo los beneficios que este tejido aportaba a las manos de las trabajadoras de su fábrica textil.

 

Doble Aplicación

La doble aplicación os la acabo de comentar en el punto anterior y se trata del modo en que aplicamos los productos hidratantes en sus dos pasos. Primero de todo aplicaremos el producto calentándolo en las manos y aplicándolo sobre el rostro con suavidad mediante un masaje y la segunda aplicación consta de suaves presiones sobre el rostro con las palmas de las manos para calentar el producto e igualarlo a la temperatura del rostro.

Es cierto que este ritual de doble limpieza, doble hidratación y doble aplicación requiere una dedicación algo mayor que otros tratamientos pero os aseguro que esos 10-15 minutos dedicados a la salud y a la belleza de la piel merecen mucho la pena. ¿Os animáis a probar el ritual Saho para tener la piel impecable como la de las japonesas?



NUEVO 728X90

Etiquetas

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *