Mascarilla de aloe vera de Lullage




 

 

 

 

Esta mascarilla de la que hoy os hablo es uno de los productos más recientes en llegar a mi rutina cosmética y ha llegado pegando fuerte como se suele decir, ¡porque me ha encantado! Se trata de la mascarilla de aloe vera de la marca Lullage. La tenía desde hacía un tiempo entre la selección de “productos para probar” y hace poco la rescaté y le di su oportunidad. Como es un producto de una marca especializada en acné, no le había prestado demasiada atención al no ser el acné mi principal problema en la piel.

 

Sin embargo, pensé, una mascarilla con un ingrediente tan interesante como el aloe vera puede irle bien a cualquier piel, no? Abrí el bote e investigué!

Como bien explican en el folleto y en la web de Lullage, la mascarilla es regeneradora, nutriente y calmante. Son 3 necesidades que cualquier piel tiene realmente! En el caso de las pieles con acné, este producto es un buen complemento pero lo es también, insisto, en cualquier piel con otras características.  Incluso viene recomendada para pieles sensibles, ya que al ser el aloe vera uno de sus ingredientes, calma la piel sin irritarla. Según Lullage, esta mascarilla sirve para:

 

  • Regenerar y cicatrizar la piel.
  • Calmar e hidratar la piel: el aloe vera está muy indicado por ejemplo para después de la depilación o el afeitado (tanto en hombres como en mujeres por supuesto). En los países tropicales lo aplican en la piel después de haber sufrido las picaduras de los mosquitos ya que calma el dolorcillo que causan estos bichos hambrientos!
  • Nutrir la piel.
  • Aportar propiedades antisépticas y descongestivas.

 

Entre los ingredientes principales se encuentra el aloe vera por supuesto además del extracto de caléndula, el extracto de hammamelis, el extracto de manzanilla y el bisabolol. Como agente hidratante y emoliente incluye el aceite de aguacate.

Recordad que al aplicar una mascarilla debemos evitar a toda costa que penetre en los ojos, por ese motivo es mejor evitar la zona del contorno de los ojos que puede irritarse fácilmente. Aplicaremos la mascarilla en frente, nariz, pómulos y barbilla juntando con cuidado todas esas zonas, dejando una zona limpia a modo de “ojos de oso panda” alrededor de los ojos.

 

Me explico con lo del panda, verdad? 🙂

Cómo aplicarla

Es una mascarilla muy suave así que se puede usar dos veces por semana sin ningún problema, incluso en pieles sensibles. Si dos veces os resulta demasiado (por falta de tiempo, que suele ser el mayor impedimento generalmente) con una vez por semana estaría bien. Hay que aplicar una capa generosa de producto, extendiéndola con una brocha o espátula (siempre es mejor así que con los dedos, por una cuestión higiénica) y dejándola actuar entre 15 y 20 minutos. Una vez pasado ese tiempo se retira primero la mayor parte del producto con un pañuelito de papel, sin frotar para no irritar la piel, el resto de producto lo seguís eliminando con papel o algodón pero ya un poco embebido de agua (puede ser por ejemplo agua termal).

 

Mi experiencia

Es un producto tan suave y calmante que cuando llevas puesta la mascarilla es casi casi como si no llevaras nada. Os prometo que a veces hasta te olvidas que la llevas y de pronto te ves reflejada en una ventana o espejo y dices “Ostras, que llevo todavía la mascarilla!” jajaja !

Tiene una textura cremosa y suave, no es excesivamente arcillosa ni gruesa como otras mascarillas pensadas para pieles acnéicas. Se aplica fácilmente y se extiende de un modo uniforme y sencillo, siempre evitando las zonas del contorno de ojos, los labios y las mucosas nasales, como os he explicado más arriba.

Al ser tan suave y calmante no se reseca sobre la piel, es decir, no es la típica  mascarilla que te deja la piel tirante mientras la llevas puesta y cuyos cachitos se van cayendo por ahí por donde pasas… se mantiene en la piel en forma de crema (recordemos además que hemos aplicado una capa espesita, generosa…) y pasados los 20 minutos aproximadamente la retiramos aunque no se haya secado.

La piel queda suave, calmada, como pulposa y radiante, fresca y nutrida. Yo ni siquiera siento la necesidad de aplicar crema después aunque lo hago porque siempre es conveniente hidratar la piel.

 

Como os decía, esta mascarilla forma parte ya de mi rutina. Como es suave, la puedo usar si quiero más de una vez por semana y la puedo combinar con otros productos quizá más intensos para la piel, según lo que mi piel necesite en ese momento. Para conocer mejor Lullage os recomiendo pasaros por su página web y su página de Facebook, muy activa y donde podéis participar, hacer consultas y a menudo, ganar premios!

Esta mascarilla de aloe vera viene en un envase de 50 ml y cuesta 27€. Los productos Lullage los podéis encontrar en farmacias, centros de estética y El Corte Inglés. En la web de la marca encontráis un buscador de puntos de venta a través de código postal. También en la web Cosmética Eficaz podéis comprar online si lo preferís.

¿Conocéis la marca Lullage? Quizá la conocéis más las que tenéis problemas de acné.

 

¡Gracias por leer y comentar!



12 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.