Chroma Sensitive de Kérastase




 

 

 

 

La gama Chroma Sensitiva es una de las últimas maravillas que he descubierto en cuanto a tratamiento para el cabello se refiere. Kérastase nunca me ha defraudado y desde que empecé a usar productos de esta marca hace más de 10 años, siempre ha habido algún producto de esta firma profesional de L’Oréal en mi zona de “potingues para cabello”. Soy fiel a la gama Nutritive para cabellos secos y dañados, a los productos Oleo Curl para cabellos rizados, a los protectores y tratamientos solares de la gama Soleil y también me encantó el tratamiento reparador intensivo Chronologiste que probé el año pasado.

 

Esta vez me ha enamorado una maravilla en frasco de color rosa llamado Chroma Sensitive y que descubrí gracias a la presencia de Kérastase en la Beauty Party de mayo 2011. En esa edición de esta magnífica fiesta de belleza nos obsequiaron con este producto que quedó guardado para usarlo después del verano, y así fue. En el mes de octubre lo empecé a usar esporádicamente y me enamoró, simple y llanamente!

 

Chroma Sensitive se presenta como un “bálsamo lavante anti-degradación del color”. Es decir, un champú específico para proteger y cuidar los cabellos teñidos o coloreados con mechas. Pues bien, eso siempre me gusta y me viene bien y he probado varios productos de otras marcas con el mismo fin y con resultados variables: algunos ni los notas y otros sí sientes que realmente protegen el cabello. De los primeros, es decir, de aquellos que no hacen ná de ná prefiero olvidarme… de los que sí funcionan y a los que recurro de vez en cuando es por ejemplo la mascarilla protectora del color de Girasol de la firma Kiehl’s. Pero sinceramente, nada de lo probado hasta ahora iguala ni por asomo a Chroma Sensitive de Kérastase. Me ha enamorado, insisto.

 

La tecnología desarrollada para este producto consiste en un bálsamo que no hace espuma (por eso probablemente no le llamen champú ya que en ese aspecto es muy distinto) y que contiene 1/4 de agentes lavantes y 3/4 de tratamiento. Los beneficios son claramente,  conseguir una disminución de la pérdida del color que se da habitualmente lavado tras lavado con el cabello teñido, ya que el color se va perdiendo y con ello el brillo natural del cabello recién teñido (bien teñido, claro). Al no contener sulfatos, ni parabenos ni siliconas y menos agentes lavantes que otros productos, disminuye la fricción sobre la fibra capilar y de este modo consigue prevenir la degradación del color.

 

L’Oréal nos dice que el producto ha sido testado y confirmado por las mujeres (Auto-evaluación sobre 244 mujeres después de 4 semanas de utilización) con los siguientes resultados:

Anti-pérdida de color: 90%
Color prolongado: 90%
Brillo preservado: 90%

 

 

La textura es cremosa y muy suave, el aplicador deja sólo un garbanzo de producto cada vez y con 3-4 aplicaciones hay suficiente para todo el cabello. Como no hace espuma puede hacerse raro el lavado pero dadle un voto de confianza porque el resultado merece la pena. El producto como digo, es muy cremoso y al aplicarlo se ve blanco perlado como si fuera una crema para el rostro prácticamente, no tan líquido como suelen ser los champús.

 

Además de mantener el color y cuidar el cabello frente a las agresiones habituales de los champús más comunes, Chroma Sensitive ayuda a mantener el brillo del cabello y sobretodo, lo deja suave, desenredado y nutrido como nada. Yo tengo el cabello naturalmente rizado y fino, con lo cual los enredos en el pelo son algo ya mítico! Pues bien, mi mayor sorpresa desde el primer día de uso de este producto fue que no necesité crema acondicionadora ni mascarilla después del bálsamo! Ni siquiera necesitas dos pasadas del bálsamo, con una sola aplicación y luego un buen enjuage el cabello queda desenredado, suave, fácil de peinar y manejable. ¡Increíble!

 

En cuanto a su uso, Kérastase recomienda usar Chroma Sensitive de forma alternada con el tratamiento Kérastase habitual (o con el de otra marca, la que uséis habitualmente para el lavado y cuidado del cabello) para romper con la rutina habitual. Se puede usar Chroma Sensitive una vez cada 2 ó 3 lavados con otro champú (yo por ejemplo que me lavo el cabello 2-3 veces por semana tengo por norma usarlo el fin de semana). Justo después de la coloración sí es bueno usarlo en los 3 primeros lavados, un poco como tratamiento de choque preventivo y después, como os digo, pasar a usarlo alternativamente con otro tratamiento habitual. Hay que aplicar 3-4 aplicaciones de producto una sóla vez, dejarlo emulsionar un par de minutos puesto en el cabello (lo justo por ejemplo para enjabonaros mientras el cuerpo y pasaros un poco de exfoliante por la piel) y después aclarar abundamente. Una vez lavado, peinar de la manera habitual (podéis usar el sérum, espuma, gel fijador o lo que uséis sin problemas)

 

El Bálsamo lavante Chroma Sensitive de Kérastase lo podéis comprar por nos 25€ en su envase de 200 ml en peluquerías y centros de estética especializados. El producto cunde bastante puesto que no hace falta aplicar mucho producto cada vez y además se usa alternativamente con otro champú así que dura meses realmente.

 

¿Lo habéis probado? Si no lo habéis hecho, os animo a probarlo, ¡merece la pena!

 

¡Gracias por leer y comentar!

 



5 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.