Perfumes Perris Monte Carlo

Unos meses atrás tuve la suerte de estar en la presentación en Barcelona de una mueva línea de perfumes maravillosa de la que me enamoré al instante: Nosy Be de Perris Montecarlo. Como me suele ocurrir, entre unas cosas y otras, los posts no salen tan rápido como me gustaría y tenía pendiente escribir sobre la marca Perris Monte Carlo, porque merece la pena que los conozcáis y en cuanto podáis, os acerquéis a alguna perfumería a olerlos en vuestra propia piel. ¡Estoy segura que os conquistarán también!

Yo no conocía los perfumes Perris Montecarlo y me quedé fascinada por su historia: su origen está en un negocio familiar puesto que la familia Perris lleva más de 50 años en la industria cosmética. En 1981, Michele Perris funda la firma de perfumes de la que hoy hablamos, con sede en Mónaco y que actualmente tiene presencia en más de 50 países y oficinas propias en 9 de ellos, incluida España. Sus productos se pueden catalogar como perfumes nicho de lujo, fragancias elaboradas como obras de arte basándose en la investigación, materias primas puras y de alta calidad y formulaciones únicas que transmitan su respeto por el perfume. ¡Y vaya si lo transmiten! Todos los perfumes Perris Monte Carlo son obras maestras de la perfumería y las hay para todos los gustos: sólo hay que dejarse guiar por el olfato, probarlas en la propia piel y dejarse seducir.

Gian Luca Perris

Gian Luca Perris

Las 4 fragancias de la Black Collection de Perris Monte Carlo

Las 4 fragancias de la Black Collection de Perris Monte Carlo

Perris Monte Carlo tiene en el mercado varias líneas de perfumes, como la gama Black Collection, su impronta más personal y las dos nuevas fragancias Nosy Be. La Black Collection se compone, de entrada, de estos dos perfumes y sus correspondientes extractos:

Oud Imperial

El oud -uno de los ingredientes más caros y exclusivos de la perfumería- se extrae de la esencia de la resina que el árbol del oud (de origen asiático) exuda cuando es inoculado con el hongo Phialophora parasítica. Es decir, no vale la resina de cualquier árbol de oud sino sólo de aquellos que tienen este hongo. El perfume Oud Imperial de Perris Monte Carlo contiene oud natural 100% y cumple toda la legislación europea, se mezcla con maderas como el cedro del Atlas, el vetiver de Java y la madera de sándalo además de notas de incienso, patchouli y azafrán.

Rose de Täif

La rosa de Taïf es el ingrediente principal de esta fragancia, una rosa con origen en la península arábiga, que crece en una altitud entre 1.500 y 2.000 metros, que le confieren un aroma único y muy diferente a otras variedades de rosas. Gian Luca Perris compró toda la producción de rosa de la zona en cuanto la descubrió y la ha convertido en uno de sus buques insignia. Rose de Täif tiene notas de salida a base de limón, nuez moscada y geranio, un corazón con absoluto de rosa de Damasco y almizcle rosa donde resplandece por supuesto el aceite esencial de rosa de Taïf.

Oud Imperial y Rose de Taïf de Perris Monte Carlo

Oud Imperial y Rose de Taïf de Perris Monte Carlo

Además de estas dos fragancias, Gian Luca Perris ha incluido en la Black Collection dos nuevos aromas llamados Nosy Be, cuya historia encuentra su origen en Nossi-Bé (o Nosy Be), la isla más extensa de la costa noroeste de Madagascar. Dicha isla también es conocida en la lengua malgache como “Nosy Manitra” que significa “Isla perfumada”. Y es que efectivamente, en esta isla se encuentran numerosas plantas (como el ylang ylang, el café el cacao o el geranio y especias exóticas como la vainilla, la canela, la pimienta o la plumeria) que llenan el aire de fragancias y aromas. ¡Un paraíso para un perfumista!

Imágenes de la Isla de Nosy Be y las plantaciones de donde salen las materias primas de Perris Monte Carlo

Imágenes de la Isla de Nosy Be y las plantaciones de donde salen las materias primas de Perris Monte Carlo

Gian Luca Perris pasó dos meses en esta isla para conocer y extraer los secretos de las notas olfativas de sus las dos nuevas creaciones:

Ylang Ylang Nosy Be

El ylang ylang es una flor muy habitual en la perfumería de hoy en día, se trata de una flor que florece todo el año y despliega un potente y envolvente aroma. Su evolución olfativa es muy intensa: recién cogida, se oxida,y a medida que pasa el tiempo desarrolla notas animales. Es por ello que esta flor se destila de forma distinta a otros ingredientes: mientras tiene lugar la destilación se produce el aceite y se recoge en tandas diferenciadas cada quince minutos, ya que la calidad del primer lote es la más densa y contiene la mejor intensidad olfativa. Mientras sigue el proceso, el aceite se volviendo gradualmente más ligero, tanto en densidad como en intensidad olfativa. En el ylang ylang de categoría extra, la densidad es mayor de 946, y solo se puede obtener unos pocos días al año (por lo que representa sólo el 2% de la cantidad total extraída al año).

Este perfume sólo emplea extracto de Ylang Ylang procedente de la isla de Nosy Be y se combina con toques de limón, pomelo y cardamomo. En las notas de corazón encontramos el jazmín sambac, el azahar y la rosa de Damasco, para finalizar con notas olfativas de ládano, vetiver, madera de cedro, hibisco y vainilla.

 

Patchouli Nosy Be

El patchouli es un ingrediente que no se había conseguido cultivar con éxito en Madagascar debido al intenso calor de la zona, hasta que el director de la plantación de ylang ylang de la zona tuvo una idea genial: recuperó las plantas de patchouli abandonadas, las cortó y revisó manualmente y las replantó en la isla de Nosy Be a la sombra del follaje de otras plantas para resguardarlas del intenso sol.

¡Y el inventó funcionó! El patchouli creció y prosperó y además con un aroma único y diferente a otras variedades procedentes del sudeste asiático. El proceso de creación del entorno adecuado para que esta planta crezca y florezca es largo y laborioso y la firma responsable, Robertet, ha concedido a Perris Monte Carlo la primicia de esta materia prima para esta gran fragancia. El patchouli se combina con notas picantes como el schinus molle (árbol también conocido como “falso pimentero”), el cedro, la madera de sándalo y el cacao amargo mezclados con láudano y vainilla.

Patchouly Nosy Be e Ylang Ylang Nosy Be de Perris Monte Carlo

Patchouly Nosy Be e Ylang Ylang Nosy Be de Perris Monte Carlo

Confieso que Patchouli Nosy Be es mi favorita de las 4 pero son todas una maravilla. Vienen en formato Eau de parfum de 100 ml y su precio es de 125€. Las podéis encontrar en perfumerías nicho como por ejemplo en las Perfumerías Regia o Isolée. Como siempre os digo, la mejor manera de conocer un perfume es probándolo en vuestra propia piel y en el caso de perfumes con materias nobles de primera calidad como estos de Perris Monte Carlo, ¡os recomiendo encarecidamente que los probéis!



3 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.