Rinoplastia: ¿qué hacer cuando tu nariz no te gusta?




Todavía hoy, en pleno siglo XXI, hay largas discusiones y muchas opiniones sobre todo lo que rodea a la cirugía estética y los cambios que las personas deciden hacer en su fisonomía, sea por los motivos que sea. Independientemente de las opiniones que cada uno tenga al respecto, lo cierto es que hoy en día es fácil poner remedio a prácticamente cualquier complejo que tengamos y mejorar nuestros rasgos.

La importancia que tiene modificar alguna parte de nuestro rostro hace que sea imprescindible tomarse un tiempo para elegir la mejor clínica especializada y confiar sólo en profesionales que nos aporten confianza y seguridad. Especialmente cuando se trata de cambios que tendrán lugar en partes del cuerpo que son muy visibles para todo el mundo, como puede ser una rinoplastia o una blefaroplastia, por citar un par de ejemplos.

shutterstock_445427023

¿Qué es la rinoplastia?

La rinoplastia es una intervención quirúrgica dedicada a remodelación y corrección de la nariz. Es decir, una operación de nariz, en lenguaje plano y sencillo. La rinoplastia es una de las cirugías plásticas mas demandadas y como decíamos, una de las mas sensibles puesto que por el lugar que ocupa en el rostro, cualquier cambio hace que nos cambie la expresión y si no está muy bien hecha, los resultados pueden no ser positivos. La rinoplastia puede variar mucho en cada caso y por ese motivo hay que hacer un estudio personalizado de cada rostro para decidir conjuntamente con el médico especialista cuál es la mejor solución para el problema que tengamos.

Una rinoplastia puede variar el tamaño de la nariz (generalmente para reducirla) pero también su forma (corregir la típica nariz de gancho, por ejemplo) o inclinación. En muchas ocasiones las rinoplastias van unidas a cirugías del aparato otorrino puesto que una deformación del hueso provoca problemas respiratorios además de un efecto óptico que no nos guste.

La intervención de rinoplastia suele hacerse con anestesia general (o bien anestesia local y sedación) y las técnicas actuales no dejan cicatrices puesto que las incisiones son internas. La recuperación de la rinoplastia puede resultar aparatosa porque la zona queda amoratada e inflamada durante varias semanas y claro, es difícil esconder esa parte tan visible del rostro, pero al cabo de un tiempo los resultados son siempre muy satisfactorios.

¿Qué hacen las clínicas especializadas en rinoplastia?

Por la importancia que tiene la nariz en nuestro rostro y el papel que juega tanto en nuestro aparato respiratorio como simplemente a nivel estético en el marco de la cara, elegir una buena clínica de rinoplastia es esencial si nos planteamos hacernos una intervención de este tipo.

Las clínicas de rinoplastia ofrecen precisamente ese asesoramiento personalizado que antes mencionábamos y que es tan importante en la cirugía plástica. El paciente debe comunicar muy bien sus deseos al médico y este debe recomendar qué técnica es la mas adecuada para cada caso, puesto que las facciones, la forma y el tamaño del resto de partes del rostro deben ser armónicos para que el acabado sea favorecedor. Cada caso es un mundo y por ese motivo no vale hacer diagnósticos iguales o tratar todos los casos del mismo modo: hay personas que desean afinar su nariz, otras desean hacerla más pequeña o más corta, otras quieren eliminar el puente protuberante, otras quieren reducir el tamaño de la punta de la nariz, elevarla, reducir los agujeros nasales o corregir tabiques nasales torcidos. Las combinaciones son infinitas y por ese motivo en las clínicas especializadas te asesorarán sobre la operación de rinoplastia que necesitas, así como qué esperar en tu recuperación.

shutterstock_186284663

Hace unos años era habitual ver a las famosas (sobretodo porque hasta hace unos años eran las personas que más habitualmente se realizan operaciones plásticas) con narices de aspecto poco natural o incluso muy parecidas entre sí (no me atrevo ni a poner la foto, pero echad un vistazo a la nariz de Latoya Jackson). Hoy en día sin embargo, cuando una rinoplastia está bien realizada y tiene un acabado natural, es prácticamente imposible identificarlas a menos que hagas un “antes y después” y las compares, como en estos casos…

 

 

El antes y el después de Jennifer Aniston, caso de éxito de rinoplastia

El antes y el después de Jennifer Aniston, caso de éxito de rinoplastia

Elsa Pataky, quien también mejoró su aspecto con una rinoplastia

Elsa Pataky, quien también mejoró su aspecto con una rinoplastia

Espero haberos podido ayudar un poquito si estáis pensando en haceros algún retoque de nariz. La mejor recomendación es, ya sabéis, buscar una clínica de rinoplastia con experiencia que os aporte confianza y seguridad.



6 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.