Indispensables para el cuidado de la piel en verano

cuidado de la piel en verano

Que hay que cuidarse la piel todo el año está ya más que claro. En este blog no paramos de indicarlo y os damos siempre muchas ideas para cuidar la piel en todo momento.

Pero también es cierto que hay momentos en los que la piel tiene necesidades especiales y debemos darle unos cuidados extra. El verano es, sin duda, uno de esos momentos en los que tenemos que cuidarnos la piel un poquito más. Y sin embargo, se da la paradoja que solemos descuidar un poquito más nuestra piel, ya sea por el cambio de hábitos o la relajación de las vacaciones, a menudo perdemos las costumbres del invierno como exfoliar a menudo, aplicar mascarillas, hidratar a diario, etc.

El verano es una de las épocas más esperadas del año para disfrutar el sol, la playa, piscina y otras actividades al aire libre. Sin embargo, la exposición al sol y la radiación UV pueden causar daño en nuestra piel si no tomamos las medidas necesarias de protección y cuidado. En este post te vamos a hablar de los indispensables para el cuidado de la piel en verano, para que puedas disfrutar el verano sin preocupaciones.

Los protectores solares: la base de todo

Los protectores solares forman parte de los elementos que no podemos olvidar durante el verano y uno de los cuidados más importantes para nuestra piel en este momento del año ya que la radiación UV es más intensa. No es tan importante el tipo de filtro usado (físico o químico) puesto que hoy en día los producto cosméticos y farmacéuticos están sometidos a muchos controles y todo lo que podamos comprar en tiendas de manera legal en la Unión Europea por lo menos, sigue unas normas muy estrictas.

A la hora de elegir un protector solar podemos valorar distintos aspectos:

– El tipo de filtro, como indicábamos, que puede ser físico (también llamado mineral) o químico (también llamado orgánico). Ambos son buenos y es una cuestión de preferencias personales.

– El índice de protección solar (FPS por sus siglas en inglés). Yo descarto todo lo que esté por debajo de 30 y siempre prefiero 50. Olvídate de los SPF 8, 10 o 15, de verdad.

– Que sea de amplio espectro. Esto significa que es un producto que nos protege tanto de los rayos UVA como de los UVB.

– Características especiales: en el caso de sufrir rosácea, intolerancia al sol, manchas o cualquier enfermedad en la piel, es posible que necesites un cuidado extra además de protegerte la piel con un buen bloqueador.

Limpiar y desmaquillar

Para tener una piel sana y bonita debemos limpiarla y desmaquillarla convenientemente. Y fíjate que indico 2 conceptos diferentes: limpiar y desmaquillar, porque realmente son independientes.

Existe el falso mito de que si no te maquillas no necesitas limpiar tu piel al final del día. ¡Error! la piel se ensucia aunque no nos demos cuenta: la polución, el polvo, el aire acondicionado en verano… todo esto, sumado al hecho de que nos tocamos la piel mucho más de lo que somos conscientes, hace que en el cutis se acumule siempre mucha suciedad que si no se elimina convenientemente antes de dormir, acabe perjudicando la piel.

Si además te has aplicado protección solar y varios productos de maquillaje, es más importante todavía realizar una buena limpieza. 

Por tanto, yo te recomiendo que si te has maquillado realices una doble limpieza al estilo asiático pero si no te has maquillado también apliques un producto limpiador de tu gusto: puede ser una leche desmaquillante, un gel, una loción, una espuma…

Hidratar

En verano nos deshidratamos con mucha facilidad a causa del calor y la exposición al sol. La piel sufre los estragos de esa deshidratación mezclada con las agresiones del cloro y el aire acondicionado además. Por ese motivo es esencial aplicar una buena crema hidratante a diario tras la ducha, sobre la piel bien limpia y seca.

Para el verano yo te recomiendo texturas ligeras que se absorban rápidamente y dejar las cremas mas nutritivas, las mantecas corporales y los aceites para los meses invernales.

No olvides el tratamiento facial

La piel del rostro es una de las grandes damnificadas del verano, ya que es muy común que perdamos las buenas costumbres de cuidado del cutis aprendidas durante el invierno.

Es normal que no te apetezca ponerte muchas cremas o mascarillas, pero hay algunos básicos innegociables: el desmaquillado y la limpieza mañana y noche, un sérum antioxidante para proteger la piel del daño ambiental tan común en verano (incluyendo la exposición al sol) y una crema de noche para reparar la piel mientras dormimos son los mínimos imprescindibles.

En definitiva, recuerda que la piel nos debe durar sana y bonita toda la vida y por ello no podemos olvidarla durante todo el verano, ¡o pagaremos las consecuencias a la vuelta de las vacaciones! Una adecuada protección solar, hidratación, limpieza y el uso de antioxidantes son algunos de los indispensables para el cuidado de la piel en verano.

Con estos consejos, puedes disfrutar del verano mientras cuidas y proteges tu piel. ¡Que disfrutes del verano!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.